La gran conexión entre el stress y la infertilidad.

image001

Diariamente en nuestra consulta de medicina reproductiva nos encontramos con pacientes que se encuentran con un grado de stress enorme con tan sólo acudir a la consulta por problemas de infertilidad. La tasa de infertilidad a nivel mundial sigue en aumento, así como la tasa de abortos.

 

El stress ha sido diagnosticado como una enfermedad, y por ende interfiere con el área reproductiva ocasionando alteraciones en nuestro funcionamiento normal del organismo. Uno de los motivos de esto es la disminución de progesterona, veamos que sucede.

 

La progesterona es una hormona esencial durante la gestación del bebé, y es una hormona esencial para poder embarazarse y mantener el embarazo. La progesterona alimenta al útero para su preparación antes de la implantación del embrión, y se mantiene preparando al útero durante el embarazo. Pero un stress constante ocasionará un descenso de los niveles de progesterona en nuestro organismo y con ello todas las alteraciones.

image003

 

Cuando las mujeres nos encontramos en una situación de stress nuestras glándulas adrenales van a producir mas cortisol y adrenalina. Pero para producir cortisol es necesario que la glándula use progesterona. Esto ocasiona que la progesterona sea usada para producir adrenalina durante el stress, y no para lo que debería usarse que es para mantener el embarazo.

 

Las glándulas adrenales no pueden producir cortisol sin usar progesterona. Por ello, cualquier situación de stress ocasionará este uso de progesterona y disminución en sus niveles, consecuentemente habrá alteraciones en todo el sistema que debería estar implicado en la preparación del útero para el embarazo.

 

Cada vez que estemos en situaciones de stress debemos pensar que estamos consumiendo progesterona para producir el cortisol. De igual forma existirá un desbalance en la producción de estrógeno y testosterona que son hormonas relacionadas con la progesterona. Algunas mujeres usan suplementos de progesterona para ayudar con los síntomas que se producen cuando ésta se encuentra en bajos niveles (calores, dolores menstruales, insomnio, cambios de humor, malestar general, etc). Pero la mejor forma es disminuir los niveles de stress, de esta forma nuestras glándulas adrenales trabajarán de forma correcta, produciendo las cantidades normales de hormonas.

image005

 

 

Si eres una paciente que se encuentra buscando concebir un bebé o ya en tratamiento para lograrlo, es necesario que converses con tu médico acerca de tu estado general de tranquilidad ó de stress. De esta forma es posible realizar una conexión entre los niveles hormonales medidos periódicamente durante el ciclo hormonal y comprender las razones por las que probablemente dichas hormonas se encuentren alteradas.

 

Las hormonas que se miden durante el ciclo son FHS, LH, estradiol y progesterona. Estas nos van a indicar acerca de la reserva ovárica de la paciente, su respuesta hormonal durante el ciclo, y cualquier anormalidad en el mismo. La función adrenal es determinada de igual forma con mediciones hormonales de cortisol, insulina y DHEA. Si estas hormonas se encuentran elevadas esto es una señal de que el organismo se encuentra expuesto a situaciones de stress.

 

Los niveles elevados de cortisol también incrementan la insulina, la cual está asociada con obesidad, diabetes, presión arterial elevada y enfermedad cardíaca.

 

El proceso de curación comienza por decidir restaurar la función normal del organismo. Cuando nuestras glándulas adrenales trabajan de forma armoniosa y saludable es posible que hayamos logrado controlar nuestras emociones y el stress diario, y por lo tanto nos encontremos mas cerca de nuestra meta final de ser padres.

image007